Estaciones y psiquismo.

  • Por Carlos Muñoz-

Echemos un vistazo rápido al ciclo natural estacional:

-Primavera.

        Reino vegetal-emerge con fuerza la vida.

        Reino animal-procreación.

        Energía yin yang.

-Verano.

        Reino vegetal-maduración.

        Reino animal-crianza.

        Energía yang yang (máxima expansión).

-Otoño.

        Reino vegetal-caída.

        Reino animal-preparación para el Invierno.

        Energía yang yin.

-Invierno.

        Reino vegetal-latencia.

        Reino animal-descanso.

        Energía yin yin (máxima contracción).

Los que estamos en el camino del autoconocimiento, tenemos muchas formas distintas de encontrarnos: introspección mediante meditación, atención plena a nuestros pensamientos y sentimientos en cada instante, observar y aprender de nuestra realidad (que siempre habla de nosotros), estudiar de dónde venimos, etc.

Pero hay otra forma que es tan simple que casi siempre se nos pasa de largo. Me refiero a reconectarnos con la naturaleza, hacer cambios en nuestra vida totalmente disociada de ésta, que nos sumerja e impregne de su energía. Pequeñas cosas como bañarnos en el mar, andar descalzos por la hierba, abrazar y sentir los árboles y las plantas, …

Es como cuando llevas mucho tiempo comiendo alimentos procesados y decides probar una dieta sana y viva, empiezas a experimentar cambios que no podías ni imaginar. Ciertos síntomas que ya dabas por normales, desaparecen y la energía mejora notablemente.

Si llevas años trabajando a 3 turnos (mañana, tarde y noche), y cambias de trabajo a uno cuyo horario se ajusta a la luz solar, muchas de tus funciones corporales (por ejemplo el sueño) mejoran simplemente porque te ajustas más al diseño original, y eso tiene su repercusión sobre el cuerpo y la psique.

En otro tiempo, el Ser Humano vivía acorde a los ciclos naturales.

Hoy día aún quedan vestigios de esa forma de vivir en algunos rincones del planeta, pero la cultura occidental está más lejos que nunca de ello.

Los ciclos nos bañan, nos condicionan, nos predisponen, nos evidencian la idoneidad del momento presente.

En el kybalion se llama el principio del Ritmo, pero hay otro principio que también está muy relacionado (en realidad todos lo están): la Polaridad.

Si nos fijamos bien, resulta que mientras es Primavera en un hemisferio del planeta, es Otoño en el otro. Cuando es Verano en un sitio, es Invierno en su antípoda.

También podemos observar que las estaciones continúan sin detenerse una tras otra, en un baile infinito, y que dependen de otro elemento externo: el ángulo de incidencia de los rayos solares.

Nosotros estamos sumergidos en esos ciclos, queramos o no. Es una corriente universal de la que formamos parte. Durante millones de años de evolución lo tuvimos en cuenta.

Nuestro estado anímico cambia según la estación, nuestras actividades, nuestras apetencias…

Sería un buen momento para volver a reconectarnos con esos ciclos, a fluir con la vida, con la naturaleza, sentirnos parte de ella. Y ese acercamiento a lo que siempre fué, puede propiciar actitudes y despertar memorias latentes en nuestro ADN.

Y si nuestra vida está inmersa en la aislada civilización occidental, al menos podemos psíquicamente acompasarnos lo más posible con esa energía.

Entonces, si atendemos al psiquismo del Ser Humano podríamos decir lo siguiente:

Primavera.

Es un buen momento para despertar del letargo, idear proyectos, fijar propósitos, decidir estrategias, iniciar acciones, tener una actitud de apertura….

Verano.

Psíquicamente es tiempo para trabajar en esos proyectos, crecer, madurarlos, actuar, meter energía en ellos….

Otoño.

Invita a recoger los frutos de nuestro trabajo, a prepararnos para el descanso, es una energía que predispone al retorno…

Invierno.

Es buen momento para descansar, recapitular, sacar conclusiones y aprender, conectarnos con nuestra esencia….

Como todo en el Universo es fractal y Holográfico, es fácil ver que el ciclo estacional se parece mucho al ciclo de luz solar (amanecer, día, atardecer y noche), al ciclo de la vida de una persona (gestación y niñez, adolescencia y adultez, vejez y muerte), al ciclo lunar, al ciclo menstrual, al ciclo de las mareas….

Estos conceptos son como corrientes energéticas que nos atraviesan, que están por todas partes y también en nosotros en forma de potenciales. Podemos aprovecharlos si queremos y dejarnos llevar por ellos actuando con la corriente a favor . Ésto nos acerca más al maravilloso mundo de la intuición, simplemente sentir ese momento idóneo para cada cosa, e intentar actuar en consecuencia.

En la intención de ajustarnos lo más posible a los ciclos naturales, hay implícito un reconocimiento a la Inteligencia Universal y un “sabernos parte” de esta maravillosa danza que es la vida.

Carlos Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s