Hola, me llamo Certeza.

Por Carlos Muñoz-

Perdona si te he asustado por aparecer de repente, pero escucho tu llamada desde hace mucho tiempo y ya es hora de que tengamos una charlita. Me presento: soy la máxima expresión de tu Alma en este mundo físico. Tengo varios nombres, quizás me reconozcas por alguno de ellos: Certeza, Fe, Certidumbre, Convicción,.. Llevo observándote mucho tiempo y veo que no te decides, tus miedos te lo impiden. Y si no hago algo, permanecerás en ese desierto de dolor mucho tiempo más. Así que he decidido contarte lo que va a pasar si haces caso a los dictados de tu corazón. Posiblemente sea mucho más fácil para ti si ya conoces el camino.

Primero quiero que sepas que tu bloqueo a la hora de actuar es fruto de la estrategia psíquica de tu mente Inconsciente. Esa parte de ti se encarga de protegerte constantemente, vela por ti en todo momento, y lo hace en función de su información más activa: con una personalidad emocionalmente dependiente, quizás con una baja autoestima, o con una sensación de desprotección profunda, tal vez percibas el mundo hostil, etc.

Luego está tu mente Consciente, que está demasiado ocupada buscando excusas para justificar tu miedo a pasar a la acción: es un trabajo seguro…, los niños aún son muy pequeños…, no puedo darle este disgusto a mi padre…, ¿de qué voy a comer si me voy?

Finalmente te hablaré de tu corazón, que apunta en sentido contrario. Alimenta esa sensación de vacío existencial que te acompaña hace mucho. Tu Alma se expresa a través de él constantemente. Te avisa de qué situaciones están “alineadas” con tu esencia y cuales no. Pero casi nunca le haces caso, y así te va… Cuantas veces te evidenció que este trabajo, tu matrimonio, vivir donde vives, relacionarte con ciertas personas, etc, era algo que no te hacía feliz, pero seguiste adelante por miedo…

¿No crees que ya es suficiente?¿Te das cuenta que lo único que haces es eludir la responsabilidad que tienes contigo mismo? Es una actitud más propia de un niño que de un ser adulto. Ésta es tu encrucijada, sabes que tienes que cambiar algo en tu vida, de hecho sabes qué es ese algo. Tu mente dice: ¡¡¡NO LO HAGAS!!!, mientras que tu corazón grita: ¡¡¡HAZLO!!!

Y ahí estás, viviendo tu vida con una gran insatisfacción por hacer lo que crees que debes hacer y no lo que sientes. Es el momento de hacerte responsable de tu historia. Puedes seguir ahí donde estás, sabiendo que si ahora estás mal, dentro de 5 años ni te cuento… O puedes elegir cambiar, dar el paso y empezar a vivir una vida con más coherencia, con más orden interno. Nadie dice que va a ser fácil, ¿pero de verdad quieres llegar a la vejez atormentado por no haberte permitido ser feliz? Lo único que hará que mueras en paz será la satisfacción de al menos haber intentado alcanzar tus sueños, haber hecho lo posible por ser feliz, y no haber vivido como un zombie.

Pero tranquilo, que lo que parece un paso doloroso, en cuanto empiezas a caminar te das cuenta que tus mayores temores tan sólo estaban en tu mente. Cuando sales de tu zona de confort empiezas a ver las cosas de otra forma. A cada paso que das, esos monstruos de 50 metros de altura empiezan a mermar, con cada paso más pequeños. Y es en esos primeros pasos cuando tu corazón se despliega y permite que pueda instalarme en ti, abrazarte, acompañarte en el camino. Cuantos más pasos das, más pequeños son los monstruos y mayor es la sensación de estar haciendo lo correcto.

En el momento que permites que tu Alma despliegue tu corazón, permites que yo pueda hacer mi trabajo: aportarte seguridad inquebrantable, ilusión, pasión, energía impulsora como nunca antes conociste y serenidad. Y cuando llegas a este punto te das cuenta que no existe mayor placer que recorrer el camino a la liberación de tus miedos.

Tan sólo tienes que escuchar a tu Alma y permitir que tome el mando.

Tú tienes la última palabra…

Carlos Muñoz

5 respuestas a “Hola, me llamo Certeza.

  1. Siempre que leo este argumento de seguir lo que te dice tu alma me pregunto cómo sabes distinguir si es un llamado del alma-corazón o es intolerancia a la frustracion y miedo a las responsabilidades. Porque yo dejaría de trabajar y de educar a mi hijo porque no me apetece, me molestan las dos cosas. No soporto decirle no a mi hijo, ponerle limites y cosas así. Yo quiero no hacer nada, con lo que no podría pagar la casa de mis padres que ellos no pueden pagar y tampoco podría pagar la mía con lo que tendria que vivir en la calle. Entonces tampoco estaría haciendo nada que me hiciera feliz porque estaría en la calle y no quiero. Mi alma y mi corazón me piden morirme y desaparecer, entonces, cómo sé que el suicidio no es plan y no me lo pide mi alma, ¿qué hago? Me siento totalmente perdida. Yo no sé distinguir lo que me pide mi corazón. Solo sé que deseo desaparecer porque todo me parece muy complicado. Y esto os lo digo teniendo una buena vida tal y como la sociedad entiende que es eso, familia maravillosa, trabajo estupendo, etc. Pero a mí todo me parece un autentico tostón. A veces consigo aceptar la vida, porque me siento culpable al no apreciarla, pero otras veces, como ahora, solo quiero desaparecer, no tengo ningún llamado de mi alma solo el deseo de no tener responsabilidades y ser una millonaria en una isla del caribe.

    Me gusta

    1. Hola Maca. Esa situación que estás viviendo tú es muy frecuente. Posiblemente es el motivo de consulta que más he visto en mi experiencia. No voy a andarme con rodeos. Vives en una absoluta incoherencia entre lo que piensas y lo que sientes, y está igual de bien que poner orden en tu vida. Ambos caminos aportan un aprendizaje distinto y no seré yo el que te diga lo que debes hacer, es tu decisión. Pero si que te voy a decir tan sólo una cosa, con todo mi cariño. Una Maca viviendo esa vida que narras, se relaciona con su pareja, con sus hijos, con sus familiares, con sus amigos, desde el hastío, la falta de ilusión, con frustración. Y la calidad de Maca que aportas a tus seres queridos es la que es, teñida de total sacrificio, acorde a tu estado interno.
      Eso no tiene nada que ver con la otra posibilidad. Una Maca que se ha puesto en coherencia (aunque al principio haya tormentas), que ha empezado a respetarse, a quererse, que se encuentra plena porque por fin siente que vive la vida que quiere, y desde ahí irradias amor, felicidad y plenitud. No hace falta que te diga que estás dando tu mejor versión de ti al mundo.
      Nadie va a vivir tu vida por ti, nadie va a rescatarte de donde estás. Eso es algo que sólo tú puedes hacer. Y te lo dice alguien que conoce muy bien cómo te sientes.
      Un fuerte abrazo, te deseo lo mejor.

      Me gusta

  2. Quiero decirte Maca, que en algún momento yo me he sentido como tú o parecido, he tenido la suerte de aguantar y seguir adelante aunque no sabía hacia dónde y el tiempo me ha demostrado que hice lo correcto, siempre hay luz al final del túnel y lo único que te debe guiar es el amor y que estás aquí por algo, solo déjate llevar, encontrarás el camino.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s