Tolerancia, ¿un ejercicio difícil?

Por Carlos Muñoz-

¿Alguna vez te has preguntado si habrá otras formas de vivir?¿Te has planteado la posibilidad de que quizá tu forma de ver el mundo es tan sólo eso, una forma más de ver el mundo?¿Por qué otras personas no terminan de ver lo que es tan obvio para ti?

Cada persona es una individualidad única e irrepetible, fruto de una cadena de momentos vividos y unos influjos inconscientes superespecíficos. Por lo tanto hay tantas visiones de la vida y desarrollos evolutivos distintos como número de personas. Pero teniendo ésto en cuenta, vamos a exponer 3 grandes grupos de visiones de la vida por simplificar un poco el tema:

Grupo 1

Las personas de este grupo tienen tendencia a seguir la tradición, las normas sociales imperantes, simplemente siguen la corriente social sin cuestionarse mucho las cosas, son personas que tienen mucho rechazo al cambio y a lo desconocido. Muy reactivos con las visiones alternativas de la vida. En este grupo están los defensores de la norma establecida.

Grupo 2

En este grupo están aquellos que se cuestionan las bases del sistema en el que viven, cambian de paradigma en algún momento de sus vidas, incluso varias veces. Pero después de ese cambio, se suelen instalar en una posición de defensa a ultranza de ese nuevo sistema de creencias. Aquí están los activistas contra el sistema.

Grupo 3

En este colectivo están las personas que se han dado cuenta que en el grupo 2 realmente están haciendo lo mismo que hacen los del grupo 1. Han comprendido que intentando ayudar a otros (a los del grupo 1) a despertar, han forzado los caminos evolutivos de los demás, han intentado rescatarlos de su letargo mostrándoles cuál es “la realidad” atacando su sistema de creencias. Cuando te das cuenta de ésto, algo colapsa en ti y no te permite actuar como lo venías haciendo en el grupo 2. Te abres a otras posibilidades, empiezas a intuir que ese proceso conciencial de cada individuo es sagrado, tan sagrado como el tuyo propio y sientes que no eres nadie para interrumpir algo que ya de por sí es perfecto para cada cuál. En este grupo te das cuenta que todos estamos dentro de un gran sistema (Matrix) que generamos entre todos, y por lo tanto todos tenemos un papel protagonista e igualmente respetable en este camino evolutivo de la conciencia humana.

Los defensores del sistema imperante son necesarios, tanto como aquellos que sistemáticamente lo atacan. Ésto genera un estado de crisis catalítica que propicia el cambio, no exento de mucho dolor. Este cambio, se ha producido infinidad de veces a lo largo de la historia, pasando los componentes del grupo 2 a ser en nuevo grupo 1 del nuevo paradigma.

Los componentes del grupo 3 tienen también su misión, aportan al sistema otro tipo de información. Se responsabilizan de la realidad que cogeneran junto con el resto e intentan al menos, poner orden en ese granito de arena que aportan al gran sistema: su vida.

Grupo 1 y 2, trabajan en cambiar fuera de ellos aquello que sienten que no es “correcto” con una intención positiva: mejorar el mundo en el que viven. Se sienten separados del problema e intentan arreglarlo. Esa lucha por cambiar las cosas va acompañada de mucho sufrimiento normalmente.

Grupo 3, trabajan en cambiar dentro de ellos aquello que sienten que no es “correcto” con una intención positiva: mejorar el mundo en el que viven. Se sienten cocreadores del problema e intentan arreglarlo en su origen, en ellos mismos. Asumir que lo que vives y no te gusta tiene que ver contigo y que lo alimentas de alguna manera, no es fácil a veces.

Por supuesto esta clasificación tiene un amplio espectro en cada uno de los grupos, pero visto así puedes ver que todos tenemos nuestra función. Todas estas opciones están igual de bien o igual de mal, simplemente que cada uno, por resonancia, actúa según alguno de estos grupos.

Al final podemos concluir que, detrás de la actuación de cada individuo, siempre hay un sistema de creencias que lo alimenta. Esto implica que realmente TODOS TENEMOS RAZÓN, y saber ésto también debería implicar que cada vez que vemos algo con lo que no estamos de acuerdo, podemos disentir (faltaría más), pero desde el respeto, porque sabemos que el otro tiene tanta razón en su realidad como nosotros en la nuestra.

Si alguna intención lleva este escrito es simplemente aportar un punto de comprensión, tolerancia y expansión de visión a esta Matrix, que hay que recordar que entre todos alimentamos.

Carlos Muñoz

2 respuestas a “Tolerancia, ¿un ejercicio difícil?

    1. Hola Natalia, gracias por tu comentario.
      Este post está publicado con la única intención de dar una visión del tema más amplia de lo habitual. Los componentes de Software Rojo efectivamente estamos en el grupo 3, pero precisamente por eso no hay intención de incitar a nadie a cambiar de grupo. Todos estamos donde debemos estar, todo está bien. Simplemente que cada cuál actúe como lo sienta. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s